Nuestra historia: la historia de Descorjet

Descorjet nace de la búsqueda de soluciones prácticas a la acción cotidiana de abrir botellas de champán


la historia del sacacorchos Descorjet Champagne Opener
Descorjet nace de la búsqueda de soluciones prácticas a la acción cotidiana de abrir botellas de champán.

“Hugo Olivera descubrió una necesidad después de conocer a un amigo que tenía ambas manos y muñecas doloridas después de descorchar más de 60 botellas de champán en una sola noche”.

Quedó constancia que una tarea tan simple como abrir botellas de champán necesitaba una solución más práctica y sencilla.

Este problema pronto se convirtió en un desafío para un hombre con experiencia profesional en el diseño y fabricación de piezas de repuesto.

Después de unirse con el renombrado empresario e inventor Eduardo Fernández, la idea original de crear un sacacorchos que sirviera para abrir de una forma fácil y sin esfuerzo botellas de cava, champán o vino espumoso pronto se convirtió en un prototipo práctico y funcional. Gracias a la ayuda y la dedicación de los inversores y un equipo de gestión activo, se concentraron en el desarrollo y en el diseño de un sacacorchos creado para utilizarse con una sola mano. Olivera rápidamente se dio cuenta de la eficacia del proyecto. Gracias a la creciente y personal dedicación y junto con los inversores crearon un nuevo valor agregando el proceso de fabricación, ofreciéndo al sacacorchos un enfoque creativo y de un sencillo pero atractivo diseño.

Tras el éxito internacional y el reconocimiento, ha sido patentado en más de 25 países y ha ganado diferentes premios, en la Exposición Internacional de Invención en Ginebra (Suiza), en la Exposición Regala y en el Plan Comercial Nacional de Buenos Aires (Argentina).

Descorjet ha sido reconocido como la mejor invención del año por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

Descorjet ha despertado el interés y el compromiso de distribuidores y minoristas de todo el mundo por convertirse en un sacacorchos – abridor de fácil uso para botellas de champán o vino espumoso.

El desarrollo no sólo se centró en la parte técnica y funcional del producto, sino que también se completó con el desarrollo estético del abridor, el diseño de la marca, del logotipo y del envase correspondiente para su posterior comercialización.